Ya tengo una página web gratuita, ¿y ahora…qué?

La mayoría de nosotros hemos soñado alguna vez con tener nuestra propia página web, crearla a nuestro gusto y poder tener el control total de la misma. El objetivo sería tener un dominio propio en Internet y volcar en el lo relativo a nuestra principal actividad o afición.

Hasta ahí todo bien, pero ¿cuánto dinero nos debemos gastar? ¿Cuánto tiempo y trabajo nos va a costar elaborar el diseño? ¿Hacemos la web nosotros mismos o mejor lo dejamos en mano de los profesionales?

Hoy en día, la respuesta parece sencilla. Por un lado, la emergencia de tecnologías relacionadas con la gestión de contenidos, nos facilita mucho crear una web propia sin apenas gastos. Programas como WordPress o Blogger, o plataformas de diseño gratuito, como Wix, nos permiten tener una web básica sin coste aparente.

Creando tu propia web

A la vista de lo anterior, no es complicado proceder a crear nuestra propia web. Es una manera fácil de ahorrar dinero, está claro. Además, construir una página de este modo es algo relativamente fácil, ya que nos ofrecen herramientas básicas para su creación. Incluso, si lo deseamos, podemos crear mas de una página… ¿por qué no?

Pero no todo es tan bonito cuando nos decantamos por crear una página web gratuita. Nos podemos encontrar con una serie de inconvenientes principales:

  • No nos deja personalizarla enteramente a nuestro gusto. Como consecuencia, los diseños que permite suelen ser muy básicos y, aparentemente, poco profesionales.

  • No vamos a tener un control total sobre los ajustes de la página. Además, si nos encontramos con algún problema, no hay nadie que nos asesore y nos ayude a solucionarlo.

  • No tenemos conocimientos técnicos sobre la creación de la página. Al final, implica dedicarle mucho tiempo y el resultado puede ser algo frustrante si no alcanzamos el resultado que esperábamos.

 

Navegando en aguas ajenas

Otros inconvenientes que tampoco nos cuentan con frecuencia son los que se derivan de estar alojados en un sitio ajeno:

  • La empresa con la que realicemos la página, normalmente mostrará publicidad en nuestro sitio web.

  • El dominio de la página web pertenece a dicha empresa, por lo que nunca será de nuestra propiedad. Y si la empresa desaparece, nuestro dominio también lo hará.

  • Además, el nombre de la página no ofrecerá tanta credibilidad como si fuera nuestro, y restará visibilidad a nuestra marca personal.

  • No sabemos por cuanto tiempo tendremos disponible el sitio web.

  • Conseguiremos poco posicionamiento en los buscadores, lo que conlleva a que tenga pocas visitas y poca visibilidad.

 

La fuerza de tener un dominio propio tratado profesionalmente

Por tanto, esta claro que si no tenemos mucho tiempo, no dominamos la tecnología y, aun así, queremos tener un sitio que sea atractivo y visible, la opción debe ser otra. Valorando las ventajas de encargar el trabajo a desarrolladores profesionales, señalaríamos lo siguiente:

  • Nos crearán la página a medida, pudiendo elegir el diseño y la estructuración de la misma.

  • El profesional va a poder modificar hasta el último rincón de la web, ya que tiene un control total sobre los ajustes. Además, nos va a ofrecer un continuo mantenimiento técnico para que funcione correctamente.

 

  • El aspecto de la web va a dar una imagen corporativa profesional. De este modo conseguiremos proyectar credibilidad, confianza y seguridad para los usuarios que la visiten.

  • Dicho profesional entiende sobre las técnicas de posicionamiento SEO de la web. Si se hace correctamente, nuestra página tendrá mayor visibilidad de cara a los usuarios y, por tanto, tendremos mayores probabilidades de éxito.

¿ Y eso implica un coste mucho mayor?

Pues no necesariamente, porque es posible que no hayamos tenido en cuenta otros factores. No hay que olvidar que en nuestra web gratuita teníamos publicidad de terceros no remunerada. Pero ahora, al ser de nuestra propiedad, será una elección personal el incluir o no publicidad para poder monetizar la página web.

Además, podremos elegir el nombre que queramos para que sea mas apropiado y nos ayude a crear marca personal. Por otra parte, tendremos la seguridad de que nuestro sitio web va a estar disponible siempre que nosotros queramos.

En resumen, si quieres que tu página web proyecte una imagen profesional, tenga credibilidad y que los usuarios entren a visitarla, la respuesta es fácil.

Si no tienes tiempo o no dominas las tecnologías, en Bloguea-Te te asesoramos sobre el mejor modo de conseguir tener visibilidad y lograr tus objetivos. ¡¡Y a un coste asequible!! 

Tú haces lo que sabes y nosotros te ayudamos a ponerlo en Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *